viernes, 26 de octubre de 2012

REMITIDO AL PSICÓLOGO


Un hombre hablaba con su amigo:

- Me remitieron donde el psicólogo.

El amigo lo miró entre sorprendido y preocupado.

- Luego, ¿qué te ocurre?

- He empezado a perder peligrosamente la memoria; casi no recuerdo eventos y compromisos muy recientes.

- Debe ser muy molesto y preocupante, claro –añadió el amigo.

El hombre suspiró y añadió:

- Tengo especialmente dificultades al recordar…

- ¿Tu agenda diaria, donde dejas las cosas…? –ayudó el amigo.

- No, el problema se hace fuerte a la hora de pagar mis deudas y obligaciones.

Y decidieron no olvidar tomar el café.



Todos los derechos reservados @



No hay comentarios:

Publicar un comentario